INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

PLANETA DE HIELO CALIENTE

Uno de los descubrimientos planetarios extrasolares más dramáticos del año ha sido anunciado esta semana, con pocas fanfarrias, desafortunadamente. Los buscadores de planetas descubrieron un planeta del tamaño de Neptuno orbitando a una estrella cercana. Este planeta se encuentra lo suficientemente cerca de su estrella anfitriona que es extremadamente caliente, sobre los 250 grados Celsius. Y aún así, la intensa presión de la gravedad convierte grandes cantidades de agua líquida en hielo sólido.

El planeta fue descubierto orbitando a la cercana enana-M GJ 436 usando la técnica del tránsito planetario. Esta tiene lugar cuando un sensible instrumento llamado fotómetro mide la pérdida de intensidad y el brillo periódicos de la estrella mientras el planeta pasa frente a ella. En agosto de 2006 los astrónomos captaron la primera pista del planeta usando el observatorio Francois-Xavier Bagnoud (OFXB) en St. Luc, Suiza. Más tarde fue confirmado mediante el uso del telescopio Euler de 1’2 metros en el observatorio de La Silla, en Chile.

Impresión artística de GJ 436.
Crédito de la imagen: NASA


El anuncio se hizo en el artículo “Detección de tránsitos del cercano Neptuno caliente GJ 436b” (Detection of transits of the nearby hot Neptune GJ 436b),el cual ha sido aceptado para su publicación en la revista Astronomy and Astrophysics Letters.

Con técnicas de búsqueda de planetas más tradicionales puede encontrarse muy poca información sobre el planeta, aparte de su masa. Pero los tránsitos planetarios ofrecen una gran abundancia de información. Ya que la luz de la estrella pierde intensidad, y la composición química de la luz cambia, los astrónomos pueden determinar la atmósfera del planeta sustrayéndola de la estrella. Pueden medir tanto la masa, y el tamaño del planeta, como la temperatura de su superficie.

De acuerdo con sus cálculos, GJ 436b tiene un diámetro de aproximadamente 50000 km, 4 veces el radio de la Tierra, y aproximadamente el tamaño de Neptuno. Esto lo convierte en el planeta más pequeño descubierto utilizando la técnica del tránsito planetario y ofrece la posibilidad de descubrir planetas del tamaño de la Tierra tentadoramente más cercanos. Pero a diferencia del helado Neptuno, orbita mucho más cerca que la órbita de Mercurio, completando una órbita en sólo unos días. Incluso aunque la estrella enana a la que orbita es menos luminosa que nuestro Sol, el planeta orbita tan cerca de ella que se calienta por encima de los 250 grados Celsius. Esto lo convierte en el primer “Neptuno caliente” jamás descubierto.

Un planeta con esta cantidad de nieve debe haberse formado fuera de la “línea de nieve” de la estrella, donde el disco protoplanetario es lo suficientemente frío para que se condense el agua. Algún proceso debe haberlo llevado gradualmente más cerca de su estrella anfitriona, hasta su posición actual. Una vez que el planeta se encontró lo suficientemente cerca de la estrella, su envoltura exterior de hidrógeno y helio se habría evaporado, dejando el núcleo helado, más pequeño.

 

Fuente: Astroseti.org

 

Comentarios

increible y maravilloo, tengo 18 años y ya soy testigo de este gran descubrimiento, me encanta saber q sere testigo de muchos mas

FUE MUY ASQUEROSA LAS FOTOS PUBLIQUEN ALGO BUENO

me parecio muy bien las fotos

Añadir un Comentario: