INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

Tremenda explosión lejana

Un grupo internacional de científicos con la colaboración del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), perteneciente al CSIC, ha detectado el estallido de rayos gamma más brillante observado hasta ahora, producto de la muerte explosiva de una estrella remota.

 

El estallido, denominado 'GRB 080319B', se originó a tanta distancia que su luz ha tardado unos seis mil millones de años en poder ser observada desde la Tierra, según explica uno de los miembros de la investigación, Javier Gorosabel, del IAA-CSIC, ubicado en Granada.

El estudio, cuyas conclusiones se publican esta semana en la revista 'Nature', corresponde a una amplia colaboración internacional que ha permitido compilar datos de observaciones en todas las longitudes de onda. Con esto, se ha trazado la evolución del fenómeno mediante un novedoso modelo de 'double jet' ('chorro doble'), que atribuye el intenso brillo de este estallido a uno de los dos chorros de material que emanaba de la estrella y que apuntaba hacia la Tierra.

Los científicos observaban el estallido de otra estrella en el cielo ocurrido media hora antes, cuando casualmente captaron la luminosidad del estallido de rayos gamma 'GRB 080319B' que, de otro modo, no habría sido detectado.

El estallido 'GRB 080319B', una muerte estelar detectada el pasado 19 de marzo, es el fenómeno más energético del Universo observado hasta la fecha, y su intensidad ha sido tal que se ha podido observar desde la Tierra a simple vista.

Los estallidos de rayos gamma (GRBs, por su nombre en inglés) tienen lugar cuando una estrella muy masiva consume todo su combustible y carece de energía para compensar la fuerza de la gravedad.

En un proceso conocido como 'hipernova', su núcleo se derrumba para dar lugar a un agujero negro y de él emergen unos chorros bipolares que expulsan materia a una velocidad muy próxima a la de la luz.

Choques dentro de los chorros

El estallido de rayos gamma se produce por fenómenos de choque dentro de los chorros y, a medida que estos colisionan con el material expulsado por la estrella a lo largo de la vida, lo comprimen y producen lo que se conoce como 'afterglow' ('resplandor'), cuyo estudio permite determinar la distancia del evento.

Según Gorosabel, los GRBs son acontecimientos energéticos que funcionan a modo de "aceleradores de partículas naturales" y la energía alcanzada es altísima; la potencia de los estallidos de rayos gamma es comparable a la del recién inaugurado LHC, el acelerador de partículas más potente construido hasta el momento.

Tras el estallido de 'GRB 080319B', los científicos han desarrollado un novedoso modelo, el de 'chorro doble', para explicar el intenso brillo detectado, superior en 2,5 millones de veces al de la supernova más brillante observada hasta hoy.

Aparentemente, al morir la estrella como hipernova, de su núcleo emanaron dos chorros bipolares, como un faro contenido en otro, de los cuales uno era más estrecho y energético, y que los científicos pudieron observar debido a que el mismo apuntó directamente hacia la Tierra.

Los estallidos de rayos gamma se comportan como intensos faros cósmicos visibles a miles de millones de años luz de distancia.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: