INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

La India viaja a la Luna

La primera misión india a la Luna, bautizada como 'Chandrayaan 1', ha despegado esta madrugada de la base aeroespacial de Sriharikota, en el extremo sur del país.

Al fin, el país asiático pudo efectuar un lanzamiento que estaba, en principio, previsto para el mes de marzo. De esta manera la India se coloca a la altura de China y Japón en la carrera tecnológica y de prestigio que mantienen los gigantes asiáticos. Con anterioridad han tenido lugar otros 67 lanzamientos similares por parte de varios países, desde que el 2 de enero de 1959 la antigua Unión Soviética inaugurase la lista.

"Lo que hemos comenzado es un viaje extraordinario", dijo a los periodistas G. Madhavan Nair, presidente de la Organización de Investigación Espacial India (ISRO).

En similares términos de euforia vivió el país el hecho, que fue recibido con muestras de patriotismo por parte de los medios de comunicación. Las televisiones no dudaron en ofrecer especiales con la noticia e incluso una cadena colocó en pantalla el lema 'Destino la Luna (...) Día Histórico para la India'.

Dos años para elaborar un mapa 3D

La sonda 'Chandrayaan' o 'vehículo lunar' en hindi, orbitará durante dos años alrededor de la luna y uno de sus principales objetivos será elaborar un atlas en tres dimensiones del satélite, así como analizar a fondo la composición química y geológica del terreno. Está previsto que para el año 2010 ó 2012 tome el relevo la misión 'Chandrayaan 2', que pondrá un vehículo no tripulado en la superficie lunar. También se baraja la posibilidad de que el primer astronauta indio viaje a la luna en 2020.

El programa, que ha costado poco más de 60 millones de euros, se ha enfrentado a algunas voces críticas que creen injustificado 'reinventar la rueda' y repetir lo que otros países han heho por una simple cuestión de prestigio. Pero para los técnicos de la Agencia Espacial India, con sede en Bangalore, la Luna aún nos guarda muchos secretos y esta misión será una de las más interesantes gracias a los últimos avances tecnológicos, que permitirán sacar más partido al proyecto.

Los comienzos del programa espacial indio fueron muy modestos: hace 45 años se tuvo que utilizar una iglesia como improvisado centro de control de lanzamiento del 'Thiruvananthapuram', un cohete de fabricación estadounidense que hoy se conserva en un museo cerca de la base de Sriharikota.

 

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: