INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

ESTRELLAS

BEBÉS EN ORIÓN

Escrito por astroelche 20-05-2007 en General. Comentarios (0)

El telescopio espacial Spitzer ha encontrado una zona en la constelación de Orión donde las estrellas no paran de crecer. Esta región denominada Barnard 30 es una de las más estudiadas por las cámaras infrarrojas del telescopio. Parece ser que una supernova que explotó hace unos 3 millones de años, generó unos potentes shokwaves (ondas de choque) que hizo que la nube se condensara y generara reacciones nucleares en algunas partes creando así las nuevas estrellas de Orión.

 

Barnard 30 en la nebulosa de Orión. Crédito de imagen: NASA/JPL-Caltech/D. Barrado y Navascués (LAEFF-INTA)

(Fuente: Universe Today)

 

 

UNA SUPER SUPERNOVA

Escrito por astroelche 09-05-2007 en General. Comentarios (1)

El Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA en colaboración con otros telescopios terrestres ha registrado la mayor de las explosiones de supernova observada de la historia, la cual podría corresponder a un nuevo tipo de supernova sobre la cual los científicos llevaban años teorizando. El descubrimiento indica que las explosiones violentas de estrellas extremadamente masivas fueron comunes en las primeras etapas de la historia del Cosmos y que una explosión similar podría desencadenarse en nuestra propia galaxia.

- «Ha sido una explosión monstruosa, cien veces más energética que una supernova típica. Esto significa que la estrella que explotó podría tener el máximo de masa que un astro de este tipo puede alcanzar, aproximadamente 150 veces más masiva que nuestro propio Sol. Nunca habíamos observado anteriormente nada similar.» -explica Nathan Smith, perteneciente a la Universidad de California en Berkeley y responsable del equipo de astrónomos de California y de la Universidad de Texas.

Imagen: según las observaciones del Chandra y otros telescopios ópticos terrestres, SN2006GY es la explosión estelar más potente nunca antes observada. La imagen superior muestra una ilustración artística en la que podemos apreciar el aspecto que presentaría esta supernova observada desde una distancia relativamente corta. La imagen inferior izquierda corresponde a una toma infrarroja de la galaxia NGC 1260 -que alberga la estella convertida en supernova- realizada con la óptica adaptativa del Observatorio Lick; la toma inferior derecha muestra la imagen tomada con el Chandra del mismo campo de visión, mostrando el núcleo de NGC 1260 y la supernova SN2006GY.

 Los astrónomos piensan que muchas de las estrellas de primera generación que nacieron en las primigenias galaxias presentaban estas masas tan elevadas. De hecho, esta supernova revela el modo en el que tales estrellas acabaron sus días. La observación, en la que se ha constatado la muerte de una estrella tan masiva, es en realidad un hecho sin precedentes. El descubrimiento de la supernova, que ha recibido la denominación de SN 2006GY ofrece importantes evidencias de que la muerte de este tipo de estrellas tan masivas es muy diferente de las predicciones teóricas conocidas sobre dichos cuerpos, en las que éstos acabarían sus días como agujeros negros.

 La observación del Chandra permitió al equipo descartar otras alternativas que explicasen el origen de esta explosión. Inicialmente se pensó que una estrella enana blanca con una masa ligeramente más alta que la solar podría haber explotado en un medio estelar denso, rico en hidrógeno. En caso de haberse producido tal fenómeno, SN2006GY habría sido 1000 veces más brillante en rayos X de lo que el Chandra ha observado. De hecho, la menor intensidad de brillo en estas longitudes de onda es una evidencia de que SN2006GY se trataba de una estrella extremadamente masiva, la cual expulsó una gran cantidad de masa antes de explotar. Tal masa es similar a la observada en otra estrella, Eta Carinae, también muy masiva y situada en nuestra propia galaxia. Este hecho no hace sino incrementar ello las sospechas de que este astro podría finalizar su existencia en una violenta explosión de supernova. Aunque SN2006GY es intrínsecamente la supernova más brillante observada hasta la fecha, ésta se encuentra en la galaxia NGC 1260, situada a unos 240 millones de años luz de la Vía Láctea. La diferencia realmente importante es que Eta Carinae se localiza tan sólo a 7500 años luz de nosotros, muy próxima en comparación con la galaxia antes mencionada.

 - «No sabemos con seguridad si Eta Carinae explotará pronto, pero tenemos que fijarnos en este objeto por si acaso ocurriese algo así, pues podría ser el espectáculo estelar más impresionante en la historia de nuestra civilización moderna.» -explica Mario Livio, perteneciente al Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial.

 Las supernovas se producen cuando las estrellas masivas agotan su combustible y colapsan bajo su propia gravedad. En el caso de SN2006GY, los astrónomos creen que el efecto que podría haber desencadenado la explosión es muy diferente. Bajo determinadas condiciones el núcleo de la estrella masiva produce tanta cantidad de radiación gamma que parte de la energía de dicha radiación se convierte en pares de partícula-antipartícula. Esta disminución en la energía emitida -al transformarse parte de la misma en masa- es la causa del colapso de la estrella bajo su propia gravedad.

 Después de este colapso violento se producen reacciones termonucleares en el núcleo de la estrella y ésta explota violentamente, expulsando sus restos al espacio. Los datos obtenidos de SN2006GY sugieren que las primeras estrellas formadas en el Universo pudieron producir espectaculares supernovas en vez de agujeros negros. En lo que se refiere al efecto de estos procesos en el Universo hay grandes diferencias entre ambas posibilidades: estas supernovas violentas y energéticas enriquecen el espacio con enormes cantidades de elementos químicos pesados -sintetizados mediante reacciones termonucleares-, mientras que la otra posibilidad encerraría la materia en el seno de un agujero negro.

(Fuente: AstroEnlazador)