INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

SISTEMA_SOLAR

Buscando la nube de Oort

Escrito por astroelche 09-12-2008 en General. Comentarios (0)

Sutiles variaciones en la radiación de fondo de microondas dejada por el Big Bang, podría finalmente revelar la distante nube de Oort.

Image



Desde 1930 los astrónomo han teorizado que una burbuja esférica de objetos helados rodea al Sistema Solar, 100.000 veces más lejos del Sol que la Tierra.
En 1932, el astrónomo Ernst Öpik postuló que los cometas de período largo se originaban en una nube que orbitaba en los confines del Sistema Solar.Más tarde, el astrónomo holandés Jan Oort postuló la teoría de manera independiente. Es así que a veces se la llama Nube de Öpik-Oort o Nube de Oort.
Estos escombros, se dice, son la fuente de los llamados cometas de largo período, que toman millones de años en orbitar el Sol.
Sin embargo, la existencia de esta nube es hipotética, ya que nunca ha podido ser observada, dado que los objetos están muy lejos y son muy pequeños de ver.

Ahora, los astrofísicos Daniel Babich y Avi Loeb del Centro Harvard-Smithsonian dicen que podrían ser capaces de detectar la nube al estudiar la radiación de fondo de microondas (CMB): la radiación que baña el espacio uniformemente dejada por "la Gran Explosión".

Descubrir la Nube de Oort ayudaría a los astrónomos a entender el temprano sistema solar. Entre otras cosas, su forma podría ayudar a comprender cómo se formaron los planetas exteriores y cuán de grandes eran originalmente.

Aunque los cometas son helados, son igualmente más cálidos que el CMB. Así, su emisión térmica debería mostrarse contra la radiación CMB, según los investigadores.

"Básicamente tomamos una estrella al azar de la distribución observada en la vecindad local alrededor del Sol. Luego calculamos cómo la estrella influiría a la Nube de Oort", indicó Babich a la revista Cosmos Online.

Los investigadores luego midieron el efecto que produciría la estrella en el CMB y en los más calientes objetos de la Nube y repitieron los cálculos para 1.000 estrellas.

Mapas de alta resolución de CMB deberían ser capaces de determinar las áreas de la nube afectadas por las estrellas. Hasta ahora no se ha hecho ningún mapa semejante, pero los sondeos como los que serán completados por el telescopio Plank, pensado para su lanzamiento el próximo año, podrían hacer el trabajo.

Otros métodos para detectar la nube, como el observar cómo los objetos que pasan en frente a las estrellas causan que la luz de éstas decrezca, podrían proveer evidencia de grandes desechos, pero el método CMB es la mejor técnica para encontrar objetos menores, según explican los científicos.

Geraint Lewis, astrofísico de la Universidad de Sydney, pone algunos reparos. "Si la Nube de Oort es efectivamente esférica, no habría distorsiones en el CMB que se pudieran reconocer", explica. Pero añade que "Tenemos esta gran población de fríos y oscuros objetos en la frontera del Sistema Solar. Debe haber alguna clase de reservorio allí, pero no sabemos dónde comienza, dónde termina o la composición de los objetos".

Otras hipótesis
Se ha especulado con la existencia de una estrella, quizás una pequeña estrella, algo más grande que un planeta como Júpiter, es decir, una enana marrón, podría orbitar cerca de donde se piensa que se encuentra la susodicha Nube. Es decir, que el Sol tendría una pequeña compañera y que sería la responsable de bombardear a la Tierra con cometas al pasar por la nube periódicamente. Esta supuesta estrella no ha sido detectada hasta ahora.

Buscando el origen de Marte

Escrito por astroelche 23-11-2008 en General. Comentarios (0)

La ciencia espacial europea está cada vez más próxima a desentrañar los misterios del origen de Fobos, la más grande de las dos lunas marcianas. Una serie de encuentros cercanos de la nave Mars Express de la ESA han permitido verificar casi de forma definitiva que el satélite está compuesto por una ‘pila de escombros’, en lugar de tratarse de un bloque homogéneo. Sin embargo, la procedencia de tales restos sigue siendo un misterio.
 
A diferencia de la Tierra y su único satélite de grandes dimensiones, Marte cuenta con dos lunas pequeñas. La mayor es Fobos, un pedazo irregular de roca espacial que mide sólo 27 x 22 x 19 kilómetros.

En verano, la Mars Express realizó una serie de pasadas a corta distancia de Fobos, y en casi todas ellas captó imágenes con su cámara estéreo de alta resolución (HRSC). Un equipo dirigido por Gerhard Neukum, de la Universidad Libre de Berlín, utiliza estos datos y otros recopilados con anterioridad para elaborar un modelo tridimensional más preciso de Fobos, que ayudará a determinar su volumen con mayor exactitud.

Además, durante una de las aproximaciones más cercanas, el equipo del Experimento Mars Express Radio Science (MaRS), que dirige Martin Pätzold (Rheinisches Institut fuer Umweltforschung de la Universidad de Colonia) monitorizó cuidadosamente las señales de radio de la nave y grabó los cambios de frecuencia producidos por la atracción que la gravedad de Fobos ejercía sobre la Mars Express. Estos datos están ahora en manos de Tom Andert (Universität der Bundeswehr, Munich) y Pascal Rosenblatt (Real Observatorio de Bélgica), ambos miembros del equipo MaRS, quienes calcularán la masa precisa de la luna marciana. "El equipo estima en la actualidad que la masa de Fobos es de 1,072 10 16 kg, esto es, una milmillonésima parte de la masa de la Tierra".
 
 Una vez puestos en común los datos de masa y los de volumen, los equipos podrán calcular la densidad, información que terminará siendo una importante pista para conocer cómo se formó la luna.

Glaciares en Marte

Escrito por astroelche 23-11-2008 en General. Comentarios (0)

La sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA ha detectado glaciares que cubren una superficie de decenas de miles de kilómetros cuadrados y se extienden desde las montañas marcianas con un espesor en algunos casos de unos 800 metros.

Una imagen panorámica de los glaciares descubiertos por la sonda 'Mars Reconaissance Orbiter'. (Foto: Science)

"Se trata de un descubrimiento muy importante porque no sólo constata la existencia de agua en Marte sino que cubre la necesidad del líquido elemento que tendrán las futuras misiones interplanetarias", asegura Ali Safaeinili, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

"El hallazgo también es importante porque el agua de esos glaciares se encuentra en latitudes bajas del planeta, lejos de los polos, y en algunos casos a sólo unos tres metros de profundidad", indicó.

Debido a que el agua es uno de los ingredientes esenciales de la vida tal como la conocemos en la Tierra, la existencia de grandes reservas del líquido congelado es un signo alentador para los científicos que buscan vida más allá de nuestro planeta, según señala el estudio publicado por 'Science'.

Los primeros indicios de agua en Marte fueron detectados hace cuatro años por los vehículos 'Spirit' y 'Opportunity' y confirmados después por el 'Phoenix', un tercer vehículo de la NASA.

"Sin duda estos glaciares representan la mayor reserva de agua en Marte en regiones no polares. Sólo uno de los que examinamos es tres veces más extenso que la ciudad de Los Ángeles (California)...y hay muchos más", indica John Holt, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Texas y autor del informe.

 

Una tormenta en Marte deja incomunicada a Spirit

Escrito por astroelche 17-11-2008 en General. Comentarios (0)

Una tormenta de polvo marciano ha dejado incomunicado al vehículo robótico Spirit, que lleva casi cinco años explorando la superficie del planeta rojo. El polvo se ha acumulado sobre los paneles solares que suministran energía a las baterías del vehículo, y la NASA teme que sea difícil volver a recuperar el contacto.

El ’Spirit’, cubierto de polvo marciano debido a una tormenta en el cráter Gusev del planeta rojo. (Foto: NASA)

Según ha informado la agencia espacial estadounidense, los controladores de la misión enviaron una serie de instrucciones al robot el pasado martes, 11 de noviembre, ordenándolo a activar varias medidas para ahorrar energía. El objetivo era conseguir que el Spirit se mantuviera en un estado durmiente, pero suficientemente activo como para que los responsables de la misión pudieran controlar sus movimientos.

"Somos como padres preocupados y protectores, que queremos mantener la comunicación con el robot para ayudarle cuando lo necesite", ha explicado John Callas, del Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena (California), uno de los directivos de la misión de los robots Spirit y Opportunity.

En la noche del martes, los controladores intentaron establecer comunicación con el robot, pero no consiguieron una respuesta. Esto podía significar que las baterías del robot se han quedado sin energía debido a que el polvo sobre sus paneles solares impide que puedan cargarse.

"De momento no sabemos lo que está pasando, pero las buenas noticias son que las observaciones de la sonda Mars Reconaissance Orbiter indican que la tormenta de polvo está llegando a su fin sobre el cráter de Gusev, donde se encuentra el Spirit", afirma Callas.

Mientras tanto, los controladores intentarán recibir alguna señal del Spirit en momentos en los que podría esperarse una respuesta en su actual estado durmiente.

El Spirit llegó a marte el 4 de enero de 2004, y desde entonces ha llevado a cabo una valiosa misión de exploración en la superficie del planeta rojo, a pesar de que en principio sólo se esperaba que pudiera mantenerse activo durante tres meses.

 

Nuevos minerales en Marte

Escrito por astroelche 08-11-2008 en General. Comentarios (0)

La sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA ha descubierto dos nuevos tipos de minerales esparcidos a lo largo de grandes regiones de Marte. Este descubrimiento sugiere que el agua líquida permaneció en la superficie del planeta mil millones de años más de lo que creían los científicos, y que ésta jugó un papel importante en el desarrollo de la topografía del planeta y en la posibilidad de albergar vida.

Los investigadores examinando los datos del espectrómetro de imágenes de la sonda MRO han encontrado evidencias de silicio hidratado, más conocido como ópalo. Los depósitos de mineral hidratado, o que contiene agua, son señales evidentes y claras de dónde y cuándo estuvo presente el agua en el Marte antiguo. "Este es un importante descubrimiento porque extiende el tiempo en que hubo agua líquida en Marte y señala los lugares donde pudo haber albergado vida", dijo Scott Murchie, investigador principal del espectrómetro en el Laboratorio de Ciencias Aplicadas de la Universidad Johns Hopkins. "La identificación de silicio opalino nos indica que el agua pudo haber existido hasta hace unos 2.000 millones de años".



Hasta ahora, sólo habían sido detectados por la sonda MRO dos grupos principales de minerales hidratados, los filosilicatos y los sulfatos hidratados, que se formaron hace más de 3.500 millones de años. El nuevo descubrimiento de silicio opalino es el más joven de los tres tipos de minerales hidratados. Se formaron cuando el agua líquida alteró los materiales creados por la actividad volcánica o por el impacto de meteoros en la superficie marciana. Una de esas localizaciones observadas por los científicos es el enorme sistema de cañones marciano Vallis Marineris.

"Hemos visto numerosos promontorios de materiales opalinos en capas delgadas que se extienden sobre largas distancias en torno a los bordes del Valles Marineris así como dentro de esa misma quebrada", dijo Ralph Milliken, científico del Laboratorio Jet Propulsion de la NASA. Milliken realizó recientemente un estudio que describe la identificación de silicio opalino. El estudio revela que los minerales, los cuales también fueron recientemente descubiertos en el Cráter Gusev de Marte por el rover Spirit, se encuentran esparcidos y en terrenos relativamente jóvenes.

En algunas localizaciones, el espectrómetro de MRO observó silicio opalino con minerales de sulfato de hierro, en el cauce seco o alrededor de lo que aparentemente fueron corrientes similares a un río. Esto indica que hubo agua en la superficie de Marte durante mucho más tiempo que el líquido que ayudó en la formación de los minerales opalinos.