INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

VIDA

150 años de Darwinismo

Escrito por astroelche 06-12-2008 en General. Comentarios (1)

150 años después, la selección natural continua siendo la espina dorsal de la Teoría de la Evolución y goza de buena salud. Sorprendentemente ahora en nuestro país cada vez se habla más de evolución: en publicidad, en discusiones formales e informales En contextos muy diversos la evolución es un concepto que está en boga y ha pasado a ser un elemento de la realidad social y cultural de nuestra especie. Como muchos otros vocablos que son socializados, nos sirven para entender cómo somos y nos ayudan a pensar y actuar de forma diferente.

Caricatura de Darwin publicada por una revista británica en 1974. (Foto: Mary Evans Picture Library)

Pero, ¿qué es la selección natural? De manera resumida, es la base del cambio evolutivo de los organismos vivos. A través de ella, los especímenes más adaptados sustituyen a los menos eficientes de manera que la acumulación lenta de cambios genéticos beneficiosos a lo largo de generaciones produce el éxito de una especie.

El racionalismo en Europa ha conseguido que evolución sea sinónimo de conciencia social, de conocimiento científico, de pensamiento consistente, etc. La formulación de la selección natural como mecanismo de adaptación y adquisición de caracteres que llevan a la diversidad biológica al planeta ha sido, y al paso que vamos, será la llave maestra del conocimiento sobre la evolución.

La influencia de Darwin en la evolución de la humanidad desde la publicación del 'Origen de las especies', en 1859, ha sido creciente tanto en los ámbitos científicos como en los sociales. Ha habido importantes nuevas formulaciones sobre la Teoría de la Evolución, sobre todo de la mano de Gould con su teoría del equilibrio puntuado, al admitir que la evolución tiene momentos de estasis o de pocos cambios y que en otros momentos los cambios se aceleran y producen transformaciones en cortos períodos de tiempo.

Una aplicación social de las teorías biológicas de la evolución nos llevo al darwinismo social, interpretación que ha servido durante mucho tiempo para justificar formaciones sociales como de la que formamos parte. Es obvio que Darwin no construyó la teoría para ser aplicada de forma poco elocuente a las diferencias sociales ni para justificarlas; hacerlo es una manipulación burda y de bajo perfil científico.

El evolucionismo, según mi punto de vista, tiene que jugar un rol muy importante en la concepción del futuro de la especie. La conciencia crítica y la inteligencia operativa son fruto de la selección natural, pero ahora, la conciencia, que también es un producto de la evolución, debe de servir para desplazar el azar evolutivo y sustituirlo por la lógica del conocimiento y del pensamiento humano.

El 150 aniversario de la Teoría de la Evolución nos puede servir para socializar aún más ese concepto que explica cómo hemos llegado hasta aquí. Leer directamente a Darwin es un lujo y lo aconsejo a los que no lo habéis hecho todavía. Cuántos más descubrimientos hacemos desde las ciencias de la vida y de la tierra, más sólida es esa teoría.

Tuve la suerte de estar en las Galápagos, uno de los lugares que visitó el genial naturalista en el siglo XIX con el Beagle. Desde allí tuve el honor de escuchar al matrimonio Grant, que lleva más de 25 años estudiando la variabilidad de los pinzones, con lo cual habían comprobado de nuevo lo robusta que es la Teoría de la Evolución.

Por consiguiente, hagamos un esfuerzo para conocer más y evolucionemos como humanos a través del conocimiento de la Teoría de la Evolución.

 

BUSCANDO VIDA

Escrito por astroelche 15-08-2008 en General. Comentarios (0)

Unos científicos están empleando el radiotelescopio gigante GBT para escudriñar una rica nube molecular de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Esperan descubrir moléculas complejas nunca antes detectadas en el espacio interestelar, que puedan ser precursoras de la vida.

 

http://astroelche.blogdiario.com/img/moleculas.jpg

 

Nubes como esa contienen la materia primigenia para la formación de nuevas estrellas y planetas. Los científicos saben que, mediante complejos procesos químicos, se forman moléculas prebióticas en tales nubes, mucho antes de que las estrellas y los planetas se formen. Por eso, es factible que algunas de estas moléculas interestelares acaben alcanzando la superficie de planetas jóvenes, antes de que en éstos se desarrollen de manera autóctona moléculas de esa clase. Esta adquisición prematura de riqueza química gracias a materiales caídos del espacio, pudo haberse dado en la Tierra primitiva. Tal adquisición haría que en el planeta afortunado fuese más propicio o por lo menos más temprano el desarrollo de la química de la vida. Por primera vez, los científicos cuentan con la posibilidad de realizar una exhaustiva y metódica búsqueda de sustancias químicas en las nubes interestelares.

En los tres años anteriores, Anthony Remijan del Observatorio Nacional de Radioastronomía (NRAO, por sus siglas en inglés) y sus colegas, han empleado el GBT para descubrir diez nuevas moléculas interestelares, un logro inigualado en tan corto tiempo por cualquier otro equipo de astrónomos o telescopio.

Los científicos descubrieron estas moléculas buscándolas específicamente. Sin embargo, ahora están cambiando su estrategia, optando por lanzar una amplia "red" diseñada para "atrapar" cualquier tipo de molécula presente, sin saber de antemano qué van a encontrar. Además, los datos reunidos durante sus observaciones los están poniendo a disposición de la comunidad científica internacional, esperando acelerar con esto el proceso de descubrimiento de moléculas.

A medida que las moléculas rotan y vibran, emiten ondas de radio a frecuencias específicas. Cada molécula tiene un patrón único de tales frecuencias, llamadas líneas espectrales, que son como una huella digital que identifica a cada molécula. Los análisis de laboratorio pueden determinar el patrón de líneas espectrales que identifica a una molécula específica.

La mayoría de los descubrimientos en el pasado se produjeron identificando el patrón de la molécula en el laboratorio, y luego buscando este patrón de líneas espectrales con un radiotelescopio en una región concreta del espacio. Por este procedimiento se han encontrado más de 140 moléculas diferentes en el espacio interestelar.

En esta nueva investigación, se invierte el proceso. Los astrónomos emplearán el GBT para estudiar de modo meticuloso una nube de gas y polvo, encontrando todas las líneas espectrales primero, y luego tratando de cotejarlas con patrones moleculares empleando programas de minería de datos.

Los astrónomos realizarán un exhaustivo rastreo en la nube interestelar, en una amplia gama de radiofrecuencias, cubriendo desde los 300 megahercios hasta los 50 gigahercios. Esta técnica les permitirá descubrir moléculas que podrían quedar fuera del alcance de sistemas de búsqueda limitados a bandas más estrechas de frecuencias.

SOMOS METEORITOS

Escrito por astroelche 03-08-2008 en General. Comentarios (0)
Los científicos han confirmado, por primera vez, que un componente importante del material genético primitivo encontrado en fragmentos meteoríticos es de origen extraterrestre.
meteorito_Murchison

El meteorito Murchison cayó a Tierra en Australia, en 1969.
© NASA

El hallazgo sugiere que parte de la materia prima de las primeras moléculas de ADN y ARN pueden haber llegado desde las estrellas. Los científicos, de Europa y EE.UU., dicen que su estudio, publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters , proporciona evidencia de que los materiales básicos para la vida provienen de fuentes más allá de la Tierra.

Entre los materiales que encontraron están incluidas las moléculas uracilo y xantina, que son precursoras de las moléculas que componen el ADN y el ARN, y que son conocidas como núcleobases.

El equipo descubrió las moléculas en fragmentos rocosos del meteorito Murchison, que se estrelló contra la Tierra en Australia, en 1969.

Los científicos examinaron el material meteorítico para determinar si las moléculas provenían del sistema solar o si eran el resultado de una contaminación producida cuando el meteorito llegó al suelo.
El análisis muestra que las núcleobases contienen una forma pesada de carbono que únicamente pudo haberse formado en el espacio. Los materiales que se forman en la Tierra consisten en una variedad más liviana de carbono.

La autora principal Dra. Zita Martins, del Departamento de Ciencias e Ingeniería de la Tierra del Colegio Imperial de Londres, dice que la investigación puede proporcionar otra pieza de evidencia para la explicación de la evolución de la vida primitiva. En sus palabras:

“Creemos que la vida primitiva pudo haber adoptado núcleobases de fragmentos meteoríticos para utilizarlas en la codificación genética que les permitieron transmitirlas en sus características exitosas a las generaciones siguientes” .

Hace entre 3 800 a 4 500 millones de años, grandes números de rocas similares al meteorito Murchison llovieron sobre la Tierra, en la época en que se estaba formando la vida primitiva. El bombardeo pesado habría arrojado enormes cantidades de material meteorítico en la superficie de planetas tales como la Tierra y Marte.

El co-autor profesor Mark Sephton, también del Departamento de Ciencias e Ingeniería de la Tierra del Colegio Imperial, cree que este estudio representa un paso importante para comprender cómo pudo haber evolucionado la vida primitiva. Y agregó:

“Como los meteoritos representan materiales de desecho de la formación del sistema solar, los componentes clave para la vida (incluyendo a las núcleobases) podrían encontrarse diseminadas por todo el cosmos. A medida que más y más de los materiales básicos de la vida son descubiertos en objetos provenientes del espacio, la posibilidad de que la vida surja en todos lados donde esté presenta la actividad química correcta, va en aumento” .
 
(El cielo del mes)

APTO PARA LA VIDA

Escrito por astroelche 28-06-2008 en General. Comentarios (0)

En análisis de muestras del suelo en Marte se hallaron nutrientes necesarios para la vida, informaron científicos de la agencia espacial estadounidense NASA.

 

muestramarciana

La sonda 'Phoenix' realizó el miércoles análisis en su laboratorio de química húmeda para medir la acidez o alcalinidad del suelo y determinar si era favorable para albergar vida. El suelo resultó ser alcalino, indicaron los expertos.

"Básicamente hallamos lo que parecen ser los requerimientos de nutrientes para la vida", citó Space.com al director del laboratorio de química húmeda de la sonda Sam Kounaves de la Universidad Tufts.

"Este es el tipo de suelo que uno probablemente tiene en el patio de atrás. Es posible que uno pueda hacer crecer bien espárragos, pero probablemente no fresas".

El análisis de las muestras realizado por el laboratorio químico de la nave también determinó la presencia de magnesio, sodio, potasio y otros elementos, agregaron. No obstante, Kounaves advirtió que se necesitarán análisis de otras muestras para determinar exactamente si existen todos los elementos necesarios.

"Hay todavía muchos interrogantes sin respuesta acerca de la verdadera composición del suelo marciano", indicó David Paige, científico de la Universidad de California.

Sin carbono, el otro 'ingrediente'

Pero, aparte de la existencia de agua, la nave hasta ahora no ha constatado la presencia de carbono, el otro elemento crucial para el desarrollo de algún tipo de vida como la conocemos en la Tierra.

La nave de la NASA descendió en las cercanías del polo norte marciano el pasado 25 de mayo después de un viaje de 10 meses hacia el planeta. El objetivo principal de su misión es establecer si en su pasado remoto el planeta albergó, además de agua, elementos orgánicos que pudieron dar origen a un tipo de vida.

 

 

POSIBLE COMUNICACIÓN CON ET EN 100 AÑOS

Escrito por astroelche 06-06-2008 en General. Comentarios (0)

El ser humano será capaz de contactar por primera vez con vida inteligente extraterrestre en un plazo de cien años, más de una vida para el hombre pero "no más de una milésima de segundo en la escala del Universo", según Frank Drake, pionero en la búsqueda de civilizaciones fuera de nuestro planeta.

 

Imagen de radiotelescopio de Arecibo para recibir mensajes extraterrestres, en Puerto Rico. (Foto: El Mundo)

El presidente del instituto estadounidense SETI (Search for Extra-Terrestrial Intelligence) ha asegurado en una entrevista con EFE que el tan esperado contacto con vida extraterrestre está cada día más cerca gracias a la evolución de la tecnología, que hace posible ahora contar con radiotelescopios cien mil millones de veces más potentes que los de los años 60, y capaces de recibir señales de radio y luminosas emitidas desde puntos muy alejados del universo.

Drake, autor de la célebre ecuación que calcula las civilizaciones extraterrestres que existen, está convencido de la existencia de otras culturas en alguno de los 280 sistemas planetarios que se han contabilizado hasta ahora.

"Cada semana descubrimos nuevos planetas. Y todo indica que la vida en ellos podría ser muy factible. La química de la vida es muy sencilla y se puede duplicar en planetas similares a la Tierra. Es por eso por lo que creo que hay vida al menos en forma microbiológica en mucho de los planetas que hemos descubierto", ha apuntado.

Pese a admitir que "es más difícil afirmar en cuántos casos esa vida podría haber evolucionado a formas inteligentes y con una tecnología que podamos detectar", no tiene dudas de que existen, sólo en la Vía Láctea, unas 10.000 civilizaciones.

El principal problema es que "no sabemos nada de ellas", subraya este científico de casi 80 años, que ha visitado Barcelona para pronunciar una conferencia en CosmoCaixa.

Es por ello por lo que el esfuerzo de centros como el SETI, volcados en la búsqueda en el universo de un eco de vida no terrestre, está centrado en conseguir aparatos lo suficientemente sofisticados como para captar señales codificadas como una señal de televisión, lo que para Drake sería algo así como una panacea.

"Si pudiésemos detectar la señal de televisión de una civilización extraterrestre podríamos aprender todo lo bueno que tienen, podríamos deducir todo al instante, sin necesidad de enviar un mensaje y esperar millones de años a obtener una respuesta", afirma este científico.

En 1974, Drake transmitió un mensaje codificado a través de ondas electromagnéticas a la constelación de Hércules, donde muchos científicos creen en la posibilidad de que haya vida.

Proyectos SETI

Existen numerosos proyectos SETI que tratan de encontrar vida extraterrestre inteligente, ya sea por medio del análisis de señales electromagnéticas capturadas en distintos radiotelescopios, o bien enviando mensajes de distintas naturalezas al espacio con la esperanza de que alguno de ellos sea contestado. Hasta la fecha, sin embargo, no se ha detectado ninguna señal de claro origen extraterrestre.

La actividad del SETI, que adquirió notoriedad con la película 'Contact', protagonizada por Jodie Foster, está sufragada completamente desde hace años por fondos privados, pese a que los primeros proyectos, durante los años 70, surgieron auspiciados por la NASA.

Uno de los más famosos, 'SETI@Home', es apoyado por millones de personas de todo el mundo mediante el uso de sus ordenadores personales, que procesan la información capturada por el radiotelescopio de Arecibo, emplazado en Puerto Rico y el más potente del planeta.

Frank Drake defiende que si encontramos otras civilizaciones sería posible aprender cosas muy útiles como, por ejemplo, cómo producir energía de la fusión nuclear, y buscar la manera de paliar el hambre o las catástrofes naturales, además de buscar alternativas para nuestro futuro, amenazado por el previsto crecimiento del Sol en pocos millones de años.

 

(El Mundo)