INFORMACIÓN ASTRONÓMICA AL DÍA

VIDA

MUCHA SAL, POCA VIDA

Escrito por astroelche 01-06-2008 en General. Comentarios (0)

En medio de una orgía de noticias marcianas, con la 'Phoenix' recién aterrizada y a punto de comenzar sus indagaciones, la revista 'Science' ha publicado un pequeño varapalo contra la posibilidad de que haya vida en el planeta rojo.

 

Los científicos han comprobado que los mares que hubo en varios de los lugares mejor conocidos de Marte eran demasiado salados para albergar organismos. Al menos, claro está, que éstos fuesen muy distintos a los que conocemos en la Tierra.

 

Imagen del grupo de rocas 'El Capitán', en Meridiani planum. (Foto: Science)

Las últimas misiones a Marte han identificado minerales y rocas que sólo pudieron formarse en presencia de abundante agua, lo que demuestra que el planeta fue durante algunos periodos lo suficientemente cálido y húmedo como para albergar vida.

El problema es que la salinidad del agua, según indica el último estudio, era mucho mayor a la que se da en la Tierra de forma natural.

En nuestro planeta hay microorganismos, llamados extremófilos, que logran sobrevivir en condiciones hostiles, pero antes tuvieron que evolucionar a partir de otras formas de vida que brotaron en un entorno más adecuado.

Por lo tanto, y si hemos de guiarnos por lo que conocemos de la Tierra, puede que Marte nunca ofreciera tales condiciones. En palabras de los autores del estudio, quizás Marte nunca se pareció a la Tierra.

El mismo efecto que sirvió a nuestros antepasados para conservar los alimentos en sal, evitando así que los infectaran las bacterias, habría impedido que surgieran microbios en el pasado supestamente habitable del planeta rojo.

"Con la salinidad creciente, la actividad biológica decrece en gran medida", señalan en su artículo el biólogo Nicholas Tosca, de la Universidad de Harvard, y su equipo, que han utilizado datos de los instrumentos del robot explorador 'Opportunity' y la sonda estadounidense 'Mars Reconnaissance Orbiter'.

 

(NASA)

 

ANALÍTICA DE MAGNETITA EN MARTE

Escrito por astroelche 15-05-2008 en General. Comentarios (0)

El instrumento podría seleccionar las rocas que contienen un compuesto magnético ( llamado magnetita ) que también es producido por bacterias en la Tierra. Las rocas podrían ser devueltos a la Tierra para un examen más detenido.

magnetita

Algunas rocas de magnetita producidas por bacterias en la tierra.

Otros esfuerzos para encontrar señales de vida en Marte se han centrado en las moléculas orgánicas, pero Sam Kim del laboratorio de propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, EE.UU., quiere buscar pronto cristales de magnetita como los realizados por las bacterias terrestres.

“Porque es una sysbtancia mineral, tiene una mejor oportunidad de sobrevivir durante miles de millones de años", Kim dijo a New Scientist.

John Miller, un profesor de física en la Universidad de Texas en Houston, EE.UU., que ha trabajado sobre las formas de encontrar vida en Marte, dice: “Parece una idea muy interesante - para buscar trazas de estos cristales directamente a Marte".

Campo global
Algunas bacterias terrestres fabrican magnetita para que puedan orientarse con el campo magnético terrestre y se mueven a lo largo de ella en busca de las condiciones más favorables.

Marte no tiene un campo magnético global ahora, pero se tiene la evidencia que sugiere que una vez si lo tuvo. “Si ese es el caso, entonces podría haber habido algún impulso para que los organismos de la naturaleza para evolucionar - si en verdad hubo vida,” Miller le dijo a New Scientist.

Otros microbios producen magnetita como un subproducto de la utilización de hierro en su metabolismo. Por lo tanto, si hubo vida en Marte, tal vez pudieran haberse aprovechado de la abundancia de hierro en Marte, cuyo distintivo matiz rojizo viene de óxido de hierro, dice Miller.

El tamaño importa
Las bacterias producen cristales de magnetita en un muy estrecho rango de tamaño, mientras que los minerales «no biogénicos” se producen en una variedad de tamaños y formas. Las rocas de distintio tamaño significa que diferentes tipos de magnetita tienen diferentes propiedades magnéticas.

Kim designed an instrument that scans rock samples to find these magnetic signatures. Kim diseñado un instrumento que explora muestras de rocas para encontrar trazas magnéticas. Se trata de un instrumento dos veces más que una caja de zapatos, pesa unos 2 kilogramos y requiere tan sólo 5 vatios de potencia.

Los investigadores han utilizado anteriormente microscopios para examinar la magnetita en las rocas de Marte. Con el nuevo detector, “no tenemos que estudiar las partículas después bajo el microscopio", dijo Kim a New Scientist.

Señal Confusa
Kim ya ha hecho uso de su técnica en un meteorito de Marte llamado ALH84001 encontrado en la Antártida. La roca creó un revuelo en 1996, cuando los científicos sugirieron que contiene diminutos fósiles de microorganismos de Marte, una idea que desde entonces ha sido ampliamente desacreditada.

El meteorito contiene magnetita, pero los resultados de un análisis de Kim y otros científicos en 1999 con resultados poco concluyentes concluyente - la magnetita encontrada parecía una mezcla entre magnetitas biogénica y no biogénica.

Kim dice que puede que no han sido suficientes cristales de magnetita en la muestra para obtener una clara firma magnética - una mezcla de los dos tipos de magnetita podrían haber producido una señal “confusa".

El detector no ha sido asignado a ninguna misión a Marte, pero dice que Kim podría ofrecer una buena “herramienta de selección preliminar de muestras” para un futuro retorno de las muestras de una misión a Marte.

 

(New Sciencie)

 

¿HAY ALGUIEN POR AHÍ ARRIBA?

Escrito por astroelche 02-05-2008 en General. Comentarios (0)

la-tierra.jpg¿Hay alguien ahí fuera? Probablemente no, de acuerdo a un científico de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. Un modelo matemático elaborado por el profesor Andrew Watson sugiere que las probabilidades de encontrar una nueva vida en otros planetas como la Tierra son bajas, dado el tiempo que ha tomado a seres como los humanos evolucionar y lo que resta de vida útil a la Tierra.

La vida estructuralmente compleja e inteligente evolucionó tardíamente en la Tierra y ya se ha sugerido que este proceso puede ser gobernado por un pequeño número de pasos evolutivos muy difíciles.

El profesor Watson, de la Escuela de Ciencias Ambientales, lleva adelante esta idea estudiando la probabilidad de que cada uno de estos pasos críticos se produzca en relación con la vida útil de la Tierra, dando un modelo matemático mejorado para la evolución de vida inteligente.

Según el profesor Watson un límite para la evolución es la habitabilidad de la Tierra, así como cualquier otro planeta similar a la Tierra, que concluirá cuando el Sol deje de iluminarla. Los modelos solares predicen que el brillo del Sol es cada vez mayor, mientras que los modelos de temperatura sugieren que el tiempo de vida útil de la Tierra durará 'sólo' otros mil millones de años, un tiempo relativamente corto, en comparación con los cuatro mil millones de años desde que apareció por primera vez en la vida en el planeta.

"La biosfera de la Tierra se encuentra ahora en su vejez y esto tiene implicaciones para nuestra comprensión de la probabilidad de que la vida compleja y la inteligencia se produzcan en cualquier planeta", dijo el profesor Watson.

"En la actualidad, la Tierra es el único ejemplo que tenemos de un planeta con vida. Si nos enteramos que el planeta sería habitable durante un lapso determinado y que había evolucionado a principios de este periodo, entonces incluso con una muestra, sospecharíamos que la evolución de la vida más simple a la compleja e inteligente es muy probable que se produzca. Por el contrario, ahora creemos que hemos evolucionado tarde en el período habitable y esto sugiere que nuestra evolución es bastante improbable. De hecho, el calendario de eventos es coherente con lo que es muy poco frecuente".

El profesor Watson sugiere que el número de pasos de la evolución necesarios para crear vida inteligente, en el caso de los seres humanos, es cuatro. Estos probablemente incluyen la aparición de las bacterias unicelulares, las células complejas, las células especializadas que permiten formas de vida complejas, y la vida inteligente con un lenguaje establecido.

"La vida compleja está separada de las formas de vida más simple por varios pasos muy poco probables y, por lo tanto, será mucho menos común. La inteligencia es un paso más, de manera que es mucho menos común aún", dijo el profesor Watson.

Su modelo, publicado en la revista Astrobiology, sugiere que el límite superior para la probabilidad de cada uno de los pasos ocurra es de 10 por ciento o menor, por lo que la posibilidad de emergencia de vida inteligente es baja: menos de un 0,01 por ciento en cuatro mil millones de años.

Cada paso es independiente de los demás y sólo puede ocurrir después que se han producido los pasos anteriores en la secuencia. Tienden a ser desigualmente espaciados a lo largo de la historia de la Tierra y esto es coherente con algunas de las principales transiciones identificadas en la evolución de la vida sobre la Tierra.

 

(Astroguía)

 

HIDROCARBUROS EN TITAN

Escrito por astroelche 14-02-2008 en General. Comentarios (0)

La sonda espacial Cassini se acaba de encontrar con un mar de hidrocarburos líquidos, una concentración más grande que todos los combustibles fósiles que se encuentran actualmente en la Tierra, lo curioso que todo se encuentra en un cuerpo lejano de apenas 5150Km, algo menos que la mitad de la Tierra y algo mas grande que Mercurio.

 

Titans paisaje visto por la sonda Huygens decente a través de las lunas más grandes Saturnos atmósfera (de crédito: ESA, la NASA, JPL, UA, Rene Pascal)

 

Titán funciona como una enorme fábrica de hidrocarburos, aunque los mares y los rios estén formados principalmente por metano y etano, los experimentos de la sonda Cassini han revelado que existen ciclos de lluvia constante de estos hidrocarburos y otras materias orgánicas en la superficie de Titán. Cassini ha detectado que estos mares tienen una media de 10 metros de profundidad y que existen dunas en al zona del ecuador que revelan grandes concentraciones de materia orgánica suficientes para formar bases de carbono. Un mundo que cada vez se parece más a lo que podría haber sido el principio de la vida en la Tierra.

 

(Universe Today)

 

VIDA EN OTRA GALAXIA

Escrito por astroelche 07-02-2008 en General. Comentarios (17)

Si en verdad no estamos solos en el universo, los científicos acaban de dar un pequeño paso para encontrar a los 'hombrecillos' verdes de ahí fuera.

Según acaba de descubrirse, algunos de los compuestos fundamentales para que se produzca la vida se encuentran en grandes cantidades en la lejana galaxia Arp 220, que se halla a 250 millones de años luz de nuestro planeta.

Un grupo de astrónomos estadounidenses ha identificado desde el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, dos de las moléculas que forman los aminoácidos, esenciales para la vida tal y como la conocemos en la Tierra.

 

http://astroelche.blogdiario.com/img/Centrogalaxia.jpg 

 

En concreto, se han encontrado moléculas de metanimina y cianuro de hidrógeno, los dos compuestos que, junto al agua, constituyen el más simple de los aminoácidos encargados de formar las proteínas en los seres vivos.

Los aminoácidos son los elementos fundamentales a partir de los cuales se originó la vida en la Tierra, y algunos expertos creen que pudieron llegar en meteoritos desde el espacio exterior. Hasta ahora, se había detectado metanimina en regiones de la Vía Láctea y hay indicios de puede haber en la galaxia cercana NGC 253, pero nunca se había encontrado tan lejos de nuestro planeta.

 

El descubrimiento, que será publicado en breve en la revista 'Astronomical Journal', se produjo mientras los científicos analizaban con el espectrómetro del telescopio la composición química de Arp 220, una galaxia especialmente convulsa donde nacen y mueren estrellas a un ritmo vertiginoso, lo que provoca que sea muy luminosa.

"No estábamos persiguiendo ninguna molécula en particular, así que no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. Simplemente empezamos a buscar, y lo que descubrimos resutó increíblemente excitante", relata el astrónomo de Arecibo Tapasi Ghosh, uno de los responsables de la investigación.

El próximo paso sería buscar rastros de glicina, es decir, el aminoácido ya formado, en la misma galaxia. "¡Sólo hay que echar agua!", bromea el científico Robert Minchin, también involucrado en el descubrimiento.

De hecho, se cree que ha de haber bastante cantidad de metanimina y cianuro de hidrógeno en Arp 220, aunque aún no se sabe si se ha producido la reacción que da lugar a la glicina.

Inmensas cantidades

"El hecho de que podamos observar estas sustancias desde una distancia tan grande significa que hay inmensas cantidades de las mismas en Arp 220", según explica Emmanuel Momjian, ex astrónomo del Arecibo y actualmente investigador en el Observatorio Nacional de Radio Astronomía de Socorro, en Nuevo México.

"Es en verdad muy intrigante descubrir que los ingredientes de la vida aparecen en grandes cantidades en un lugar donde nuevas estrellas y planetas están naciendo", añade este científico.

 

El único problema es que Arp 220 es una galaxia tan activa que las continuas explosiones de supernovas (se calcula que cuatro al año) podrían arrasar con todo antes de que surgiera la vida.

Aun así, los científicos albergan la esperanza de que algunos de estos elementos queden atrapados en granos de arena y puedan aguardar el momento de caer sobre un planeta acuático, quizás iniciando un proceso similar al que creó la vida en el nuestro.

El descubrimiento, que presentó en el reciente congreso de la Sociedad Astronómica Americana en Austin (Texas), se produjo el pasado mes de abril cuando los científicos estaban estrenando una nueva técnica espectroscópica de banda ancha con el telescopio de Arecibo, que tiene un diámetro de 305 metros y es el mayor del mundo en su clase.

Gestionado por la Universidad de Cornell e inaugurado en 1963, el Arecibo tiene ya una amplia experiencia en la búsqueda de vida extraterrestre. En 1974, emitió un mensaje al cosmos con datos sobre nuestra especie, y en la actualidad aún busca rastros de emisiones de radio provenientes de alguna civilización inteligente, con la ayuda de millones de usuarios que prestan sus ordenadores para procesar los datos en red a través del programa SETI@home.

 

(El Mundo)